FUNDACIÓN HISPANO CUBANA

07-05-2015

PALABRAS EN RECUERDO DE ORLANDO FONDEVILA



Querido amigos.

Fray Rafael.



Muchas gracias por esta oportunidad  de recordar a nuestro querido amigo y compañero de fatigas, Orlando Fondevila. En primer lugar, enviar un sentido abrazo de condolencia a su hija Odette, a su nieta Aitana y a su yerno, Ulises.



Conocí a Orlando en La Habana en Noviembre de 1992 y desde entonces entablamos una indeleble amistad. Gracias a los buenos oficios del Embajador San Gil y de los  diplomáticos Jorge Orueta y Alejandro Alvargonzález, Orlando pudo exiliarse a España en marzo de 1997. Desde entonces dedicó todas sus energías en colaborar en las ediciones de la FHC, a escribir artículos y poemas y, sobre todo, a ayudar a sus compatriotas dentro y fuera de Cuba. Todo exiliado que llegaba a Madrid sabía que tenía en la FHC y en Orlando Fondevila un primer y fundamental punto de apoyo.



Orlando era modesto, generoso, desprendido, muy culto y con un agudo sentido de la calidad literaria; un patriota luchador por la libertad de Cuba. No es fácil el exilio, pero él jamás se quejó de las dificultades y siempre estuvo agradecido a su segunda patria, España, que le acogió en momentos muy difíciles. Solía decir, que  hubiera sido mucho mejor para él salir antes de la Cuba castrista.



En la misa funeral celebrada en Miami, Lincoln Díaz Balart recordaba una entrevista hecha por Armando de Armas a Fondevila quien le preguntó: “¿eres feliz?”, Orlando, contestó: “Soy libre y estoy en paz con Dios”.


Martha Beatriz Roque, nueva Presidenta de la FHC y del Capítulo de Cuba, nos envía desde La Habana un sentido pésame que dice así: “quisiera en nombre del Capítulo de Patronos de Cuba enviar nuestras condolencias a los familiares, amigos y en particular a la Fundación Hispano Cubana, por la muerte de nuestro querido Orlando Fondevila, quien por espacio de 15 años trabajó en la Fundación. Hemos estado todos pendientes del duro momento en que será llevado a cabo su funeral y quisiéramos conocieran que estaremos allí presentes con nuestro dolor. Un abrazo para todos. Martha Beatriz Roque Cabello.


Queridos amigos, tengo la impresión de que al final, más allá de nuestro recuerdo de Orlando,  quedarán sus libros de poemas publicados en España. Orlando, poeta,  se autodefinía como “un permanente canto ahogado, un estertor que quiere ser luz. Y un canto que no abdica”



Termino con un breve poema de Orlando publicado al poco tiempo de llegar a España, con el título genérico de Poesía desde el Paraíso:



Estoy tranquilo
Estoy tranquilo
porque está la tormenta en su apogeo.
Estoy confiado
porque todo apunta a la derrota.
Estoy contento
porque en mi redor todo es gris y negro.
Estoy salvado
porque próximo parece el final.
Y, además,
flota una estrella en el firmamento.
---------
Orlando Fondevila Suárez, descansa en paz con Dios.

Guillermo Gortázar.
En la Iglesia de San Fermín de los Navarros. Madrid, 7 de Mayo de 2015

  • IMPRIMIR ›